Trabajar como camarero en bodas

Desde abril y hasta octubre, es la temporada alta de las bodas y el trabajo eventual está a la vuelta de la esquina. Aquí le diremos como trabajar como camarero en bodas.

En muchas ciudades, se celebran bodas de distinto nivel y con un número más o menos grande de invitados, pero en todos los matrimonios hay algo que no falta, una comida o cena con los amigos y familiares, precisamente por ello, muchas empresas de catering, de preparación de bodas, y muchos hoteles buscan camareros preparados para servir mesas de bodas.

Camarero en bodas: un trabajo de temporada, pero muy rentable

El trabajo como camarero en las bodas, es uno de los trabajos más estacionales que existen, muchas empresas, de hecho, contratan a los camareros solo por unos días o por unas horas.

De un camarero de boda se espera eficiencia, educación y un trato amable y gentil con los invitados, sin olvidar en ningún momento la profesionalidad. Los camareros de boda trabajan bajo presión, y es que en esta fecha, se espera que todo salga a la perfección, de hecho, casi se podía decir que el camarero es más profesional cuanto menos se nota su presencia durante la boda.

Para trabajar como camarero de boda, es necesaria la experiencia, no solo en el mundo de los eventos, sino, en general en el mundo de la hostelería.

Un trabajo con muchas posibilidades

Trabajar como camarero es muy común, pero para quienes buscan un trabajo temporal con beneficios considerables, los trabajos como camareros en boda son una excelente opción.

Un camarero que demuestra su profesionalidad para servir en bodas, puede tener asegurada toda la temporada, y es que conseguir a un camarero profesional y que pase inadvertido en una celebración tan importante, es muy valorado por las empresas del sector.

Consejos para trabajar de camarero

  • Los clientes lo juzgarán por su apariencia. A pesar de que su apariencia no afecta el servicio que usted les está dando, definitivamente es un factor importante en los resultados de la propina al final. El Día de la Madre, me olvidé de sacar el anillo de la lengua y serví una mesa que no me daba propina por ello.
  • Los clientes sabotearán su comida para obtener una comida gratis. Definitivamente hay personas que hacen de la comida un pasatiempo. Una vez que saben que un restaurante compensará su comida si hay un pelo en él, volverán y seguirán haciéndolo hasta que no puedan salir impunes.
  • Obviamente, el pelo se mete en la comida a veces. Yo no diría que esto pasa mucho, pero cuando estás a mitad de camino de tu hamburguesa y dices que encontraste un pelo en el medio, es algo cuestionable para un lugar que no forma sus propias hamburguesas. Si las hamburguesas ya están formadas, ¿cómo llegó el pelo hasta el centro de la hamburguesa? Pero por supuesto, no puedes decir que están mintiendo, así que te disculpas y les das de comer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *